Contigo Pan y Cebolla eBook

This eBook from the Gutenberg Project consists of approximately 123 pages of information about Contigo Pan y Cebolla.

ACTO TERCERO

ESCENA PRIMERA

DON PEDRO Y DONA MATILDE

DONA MATILDE.  Por Dios, papa, dejese usted ablandar.

DON PEDRO.  No, no; nunca consentire en semejante bodorrio.

DONA MATILDE. ?Pues no lo aprobaba usted antes?

DON PEDRO.  No sabia entonces lo que se ahora.

DONA MATILDE. ?Pero que sabe usted?

DON PEDRO.  Mil cosas ... se en primer lugar que tu D. Eduardo no tiene un ochavo.

DONA MATILDE. ?Y ese es acaso gran defecto?

DON PEDRO.  No te lo parece a ti ahora, que te sientas, por ejemplo, a la mesa, y si hay tortilla comes tortilla, sin informarte siquiera de a como va la docena de huevos; pero cuando seas ama de casa y veas volver a Toribio con la esportilla vacia, porque tu marido no dejo una blanca con que llenarla, ya veras entonces si se te cae la baba por la gracia.

DONA MATILDE (aparte). iQue preocupacion!...

DON PEDRO.  En fin, te repito que no me acomoda el yerno que me quieres dar ... ni yo se tampoco lo que te prenda en el, porque fisonomia menos expresiva....

DONA MATILDE. iCalle usted, senor, y tiene dos ojos como dos carbunclos!

DON PEDRO.  Lo dicho dicho, Matilde; no cuentes jamas con mi licencia ... si te quieres casar con ese hombre y morirte despues de hambre ... casate enhorabuena, y buen provecho te haga, con tal que yo no te vuelva a ver en mi vida....  Esto es lo unico y lo ultimo que te digo ... adios.... (Aparte) Bueno sera que me vaya antes que empiecen los pucheros.

ESCENA II

DONA MATILDE

DONA MATILDE. iQue me case y que no le vuelva a ver en su vida!... y el mismo me lo indica.... iDios mio, que entranas tienen estos padres! iQue me case!... iSi sospechara alguna cosa de lo que Eduardo y yo tenemos tratado para cuando ya no haya otro recurso! ?Y queda ya alguno por ventura? iQue me case!...  Y bien, si ... me casare ... me casare con el hombre de mi eleccion, con el unico mortal que me es simpatico, y que puede proporcionarme la mayor felicidad posible en este mundo ... la de amar y ser amada; porque o yo no se en lo que se cifra el ser una mujer dichosa, o ha de consistir necesariamente en estar siempre al lado de lo que ella ama; en jurarle a cada instante un eterno carino; en respirar el aire que el respire ... ?y cuesta acaso algo de esto dinero?  No, no ... por fortuna todo esto se hace de balde, por mas que digan lo contrario ... y todo esto lo hare con mi Eduardo....  Con el pasare mi vida en un continuo extasis, y cuando una misma losa cubra al cabo de muchos anos nuestras cenizas, todavia inseparables, que vengan entonces a echarme en cara si lo que comi en vida fue potaje de lentejas, o si mi esposo tenia un miserable arriero por tatarabuelo.

ESCENA III

Copyrights
Project Gutenberg
Contigo Pan y Cebolla from Project Gutenberg. Public domain.